Vueling: Cuestión de espacio (Low Cost)

Este último viaje a Madrid me ha hecho recordar ciertas cosas de los vuelos y en especial de dos compañías: Vueling y Ryanair. En la mayoría de los casos podemos encontrar vuelos a muy buen precio, es algo indudable, pero ¿a costa de nuestra salud, comodidad, calidad de viaje? La primera vez que leí sobre el hombre obeso que tubo que pagar por ocupar dos asientos, no me eché a reír, pero pensé «menuda gilipollez, no es nada justo», y fíjate tu por donde el Karma como decía nuestro amigo Earl funciona. Meses más tarde de oír esta injusticia las compañías reducen el espacio entre asientos y un servidor, que no es jugador de una liga de baloncesto, se ve afectado sobremanera. La distancia entre asiento y asiento es notoriamente insuficiente: no me cabe el fémur, hablando con propiedad.

Son muchas las paginas webs que actualmente buscan los mejores precios y gracias a esto al consumidor le duele menos el bolsillo. Sinceramente es tal la indignación que no volveré a volar con Vueling, cosa que ya hice anteriormente con Ryanair, pues es aún más estrecho que vueling. Pero antes de nada permitidme que narre parte de la conversación con la chica del aeropuerto del Prat en el checking de Vueling:

Marc: Hola buenas tardes, este es mi DNI, vuelo a Madrid por favor.

Chica de Vueling: Estupendo, déjeme comprobar…sitúe la maleta en la cinta por favor y colóquele este adhesivo. ¿Pasillo o ventana?

He aquí señores el punto clave de todo embarque. Antiguamente siempre elegía pasillo puesto que de vez en cuando podía estirar las piernas para relajar las rodillas y bueno, mal que bien, pues lo llevaba.

Marc: El que prefieras, si eres tan amable, siempre que vaya sentado cómodamente. Suelo tener problemas de espacio, tengo las piernas largas (sonrisa halagadora).

Chica de Vueling: El espacio entre asientos es correcto señor, no hay problemas normalmente. ¿En serio? ¿A ver?

Sinceramente, ¿flirteo? No lo creo pero se inclino a la derecha del mostrador y yo respondí con un movimiento hacia la misma dirección. Como el escáner de la puerta de acceso con detector de metales, la empleada de vueling me observo con detalle de arriba abajo en una situación más que divertida. A su sonrisa «tonta» rápidamente se unió la mia. Sin comentarios en este punto, centrémonos.

Marc: Bueno no soy excesivamente alto pero tengo el fémur muy largo y sinceramente no quepo físicamente en el asiento de vueling, ya me ha pasado antes.

Chica de Vueling: (aun con la sonrisa) Puedo asignarle si lo desea un asiento en la salida de emergencia pero tiene un coste adicional.

Marc: (con sonrisa a lo George Clooney) De ninguna manera señorita, no puedo pagar por este motivo. No se preocupe sus compañeras de cabina me moverán de asiento al comprobarlo. No hay problema.

Chica de Vueling: No hago esto nunca pero …. Su asiento es el 14D (sonrisa extraña).

Marc: Es usted muy amable, que pase una buena tarde.

Aun no podía salir de mi asombro, pero mis pies me guiaban directo a la entrada con el escáner de metales. Al menos fue divertido. El problema es que a la vuelta esto no paso porque el avión estaba al completo y no pudieron reubicarme en un asiento adecuado. Pero la azafata rubia encantadora también rió cuando se lo dije al subir al avión. Respondió con una sonrisa y un «Pues lleva toda la razón, esperemos que se quede algún sitio de la salida de emergencia vacío».

Conclusión: Ya tengo la segunda aerolínea en mi lista negra particular. A partir de ahora, Ave. Lo tienes en Sants (centro de Barcelona) y te bajas en Atocha (centro de Madrid) 2 horas más si, pero ahorras metros, esperas y tiene un espacio muy superior, además de wifi.

Recomendaciones: KLM, Qatar Airlines y US Airlines.

8 comentarios

Ir al formulario de comentarios

  1. Don juan

  2. Una de las anecdotas más divertidas que se recuerdan 😀

    • Mery en 23/03/2010 a las 8:31

    Si, muy curiosa la anecdota, pero sabes que vueling te deja seleccionar el asiento cuando reservas o luego en cualquier momento?. Paga 10€ que no es tanto y viaja en el asiento q quieras. Yo siempre lo hago y no porque tenga un fémur grande sino porque me gusta ir ancha en las de emergencia. Tiene gracia q estés dispuesto a pagar bastante mas por el AVE solo para solucionar algo tan fácil como reservar tu asiento sin tener que desplegar tus encantos con la chica de checkin que no duda en engañar a su empresa solo por satisfacer al cliente y mira como son las cosas, encima lo ha perdido.

  3. Cuestión de principios Mery. Hay cosas en esta vida que no son cuestión de dinero. Con antelación, el Ave, sale igual de precio y además ganas tiempo.

    • Peli en 12/06/2011 a las 3:52

    jajajajaja una anecdota muy buena!

    • Javi en 01/05/2013 a las 22:54

    Yo tengo el mismo problema y no creo que deba pagar mas por mi físico. No soy un monstruo y ellos ofrecen un servicio publico de transporte en el que priorizan el beneficio al servicio.

    • Juan en 15/01/2017 a las 19:22

    A mi me pasa lo mismo (mido 1,98), no veo justo tener que pagar más para ir sentado de manera normal. Simplemente no quepo y además invado el espacio del vecino. Si es una chica me ponen mala cara…
    Lo más curioso, es a la hora de facturar: si no digo nada me ponen directamente en emergéncia, en cambio si digo: «me puedes poner en emergencia? por favor», siempre reibo la respuesta de que hay que pagar más y no me ponen….
    Ya sé que no es lo mismo, pero imaginaros que una persona con movilidad reducida tuviera que pagar suplemento. Además las personas super obesas que necesitan 2 asientos, creo que no están obligados a compar el segundo asiento

  4. Yo suelo decirle «Discúlpame, podrías facilitarme un asiento en el que me quepan las piernas. Tengo el fémur muy largo».

    Esto le arranca una sonrisa a la persona que te atiende, y en la gran mayoría de ocasiones te da el asiento de emergencia.

    Gracias por tu comentario Juan!

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.